Noticias Quiubo

Los puños de Misael le marcaron su vida y ahora lo llevan a Río



FUENTE: COMITÉ OLÍMPICO MEXICANO
Desde pequeño, Misael Rodríguez supo que el deporte de los puños lo llevarían a unos Juegos Olímpicos. En casa, con sus hermanos, jugaban a pegar fuerte; los guantes de boxeo eran sustituidos por un par de calcetines, y su ídolo fue el ex monarca mundial Julio César Chávez.
En su natal Chihuahua jugaba a ser un ídolo, no de futbol, porque a pesar de practicarlo, no sentía el mismo impulso para sobresalir.“Con mis hermanos me ponía calcetines en lugar de guantes”, recordó.
El pugilista, ya en ese tiempo, comenzaba a soñar que era campeón del mundo y vencía a rivales en un improvisado cuadrilátero en la sala o patio de su casa.
Desde chiquito estaba ahí, su pequeña figura comenzaba a sobresalir de entre los juegos a boxear. Inconscientemente se adentró y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba inmerso en este mundo a nivel principiante.
Conforme comenzó a crecer, el gusto por el boxeo se acrecentó. En la televisión no se perdía las funciones en aquellas transmisiones con las figuras del momento.
“El boxeo siempre ha estado en mi vida; pienso que en la vida de todos los mexicanos porque, quién no recuerda a Julio César Chávez o a Juan Manuel Márquez?; dos grandes que el boxeo mexicano ha tenido”, dijo.
Rodríguez se siente un afortunado porque su madre y hermanos lo han impulsado a dar sus mejores golpes en cada combate. No deja nada al azar porque su meta es pelear por una medalla en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
“Desde que empecé lo hice con el pie derecho, esforzándome bastante y hemos llegado a unos Juegos Olímpicos”, asentó un Misael emocionado.
El famoso "chino" agregó que los resultados aparecieron de manera positiva.
“Vino la Olimpiada Nacional donde tuve un buen resultado, luego otros torneos en donde también me fue bien; pienso que todo eso me fue envolviendo y me llevó hasta conseguir el pase olímpico”.
El pugilista, que pelea en la división de los 75 kilogramos, mencionó que a pesar de tener dos años en la selección nacional, su ascenso ha sido rápido; ya que sus demás compañeros tienen más tiempo.
“Mi camino inicio desde hace años, pero hace dos ha sido más, ya que a los seis meses tenía una evaluación para ver quién iba a los Juegos Centroamericanos y desde ahí me fue bien, conseguí la plaza, luego vinieron los Juegos Panamericanos, también hubo eliminatorias porque aquí en México es un país bastante competitivo en eso del boxeo y hay buen nivel y se debe estar rankeado número uno”, agregó.
Para Misael “Chino” Rodríguez, el actual ciclo olímpico ha sido positivo. Logró medallas en centroamericanos y panamericanos y “después vino el Mundial, no tuve un buen resultado pero di mi mayor esfuerzo, y ahora en el preolímpico, sabíamos que había la posibilidad de conseguir el pase y gracias a Dios se dio”.
Ahora su compromiso es llegar en buena forma a la justa brasileña, sabe que el tiempo se acorta y debe trabajar de manera intensa. “No me gusta prometer nada, simplemente iré dar lo mejor de mí, voy a llegar lo mejor preparado y espero seguirlos sorprendiendo”.
Apuntó que a unos Juegos Olímpicos acuden los mejores y “rival pequeño, por más pequeño que parezca, no hay; estar en los Juegos Olímpicos no es cualquier cosa, todos van bien preparados, todos quieren ganar una medalla”.
El oriundo de Parral afirmó que por México dejará todo en la lona y peleará hasta donde sus puños resistan, aunque en el camino se topará con el cubano Arlen López, monarca panamericano de Toronto 2015 y Mundial.