Noticias Quiubo

GUSTA LA TARDE DE ORQUESTAS QUE OFRECIÓ QUIMERA

* Se presentó la Sinfónica del Estado de México, Esperanza Azteca Bicentenario y de Cuerdas de la UAM.

Bajo la dirección de la maestra Gabriela Díaz Alatriste, la Orquesta Sinfónica del Estado de México, ofreció un espectacular recital en el festival Internacional Quimera.

Concertino y asistente, violines primeros y segundos, violas, violoncellos, contrabajos, flautas, oboes, corno inglés, clarinetes, fagotes, cornos, trompetas, trombones, tuba, timbales, percusiones, arpa y piano, cautivaron el escenario de la Plaza Juárez en Metepec, con la presentación de la OSEM que, como en cada recital desde 1971,  dieron cuenta de la magnificencia de sonidos para el gusto de los asistentes que dos horas antes, ocuparon todo el auditorio para disfrutar de la prestigiada orquesta mexiquense.

Como parte de la temporada 134, ofreció temas de Carl Maria Von Weber, el concierto para piano no. 1 en si bemol menor Piotr Ilych Tchaikovski; posterior al intermedio, dedicó el concierto para piano con Valentina Babor al frente, de Ludwig Van Beethoven y concluyó la presentación con La Valse de Maurice Ravel.

Mientras la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca Bicentenario, integrada por jóvenes de entre 7 y 18 años de edad provenientes de 13 municipios del Estado de México bajo la dirección del maestro Augusto Carrión Rodas, ofreció un rico repertorio que inició con Gloria Vivaldi y continuó con Promenade y la gran puerta de Kiev, Los piratas del Caribe, Star Wars, La Bikina, Guadalajara, México Lindo, Amor Eterno y Huapango.

La Parroquia de San Juan Bautista, al igual que los demás foros, estuvo a su máxima capacidad para disfrutar de tan peculiar presentación que fue del total agrado.

En tanto que la Orquesta de la Universidad Autónoma Metropolitana Campus ciudad de Lerma, también tuvo interesante respuesta del público que se dio cita en el auditorio del Museo del Barro. Con pocos de mese de estar juntos, la organización dio cuenta de gran talento que fue reconocido con replicables aplausos en cada interpretación.